Andadores ¿sí o no?

¿Andadores sí o no?

En la actualidad, es difícil tener un bebé y que no esté la casa llena de trastos. Desde la amplísima gama de accesorios de biberón que invade la cocina, hasta la colección completa de juegos y peluches de la Sra. Pig que inundan el salón.

Pues bien, hoy estamos de enhorabuena, porque uno de los accesorios de los que NO debéis apropiaros y que además ocupa un espacio valiosísimo, es el andador ó taca-taca.

En nuestro país, la A.E.P (Asociación Española de Pediatría) desaconseja su uso, y en la mayoría de países europeos está muy limitada su publicidad sin embargo, sigue siendo uno de los primeros juguetes que se regalan o compran los papás en España ¿por qué?

Si nos centramos en el desarrollo motor de un bebé, debemos saber que la maduración de la articulación de la cadera es un proceso lento que se completa únicamente cuando el niño es capaz de ponerse en pie por sí mismo. Hay niños que lo consiguen a los 9 meses y otros a los 12, pero debemos dejar que ese proceso fluya de manera natural y espontánea y sobretodo, respetar el desarrollo motor de cada niño.

¿Por qué es perjudicial poner a los bebés en los andadores?

  1. Le privamos del proceso neuromotor necesario para ponerse de pie que incluye: Sentarse – sacar una pierna en posición de caballero y levantarse ayudado por sus brazos. Tres de las fases motoras más importantes que preparan al niño para andar.
  2. Sus caderas no están preparadas para hacer cargas de peso prolongadas, por eso los niños se sientan o se tiran al suelo nada más ponerse de pie. Los pesos deben ir aumentando progresivamente y es su cuerpo el que lo decide.
  3. El desplazamiento natural de un bebé antes de caminar, es el gateo. Es la mejor manera de fortalecer brazos y piernas antes de cargar con todo el peso de su cuerpo. Les aporta agilidad, fuerza y una manera extraordinaria de relacionarse con el medio que les rodea.
  4. Dentro del andador, el bebé no mantiene contacto visual con sus piernas por lo que impedimos que aprenda a través de la visión de sus propios movimientos. Además, es crucial que el bebé se relacione con su cuerpo, toque sus pies, aprenda a caerse y a levantarse…
  5. Nuestro cerebro está programado para desarrollarse desde el suelo. El primer hito motor del bebé es sostener su cabecita que a su vez dará paso al control de brazos, tronco y al volteo, etc. Cada hito es importante para el bebé y además necesario para que de paso a la siguiente etapa motora.
  6. Aunque nuestro niño ya camine por sí solo y sepamos que no es tan dañino para las caderas o los patrones motores, el andador evita que el niño se relacione con el medio que lo rodea y por lo tanto, le condiciona el aprendizaje. Los niños aprenden a través de lo que chupan, tocan y ven y si colocamos un artefacto con una bandeja delante, les limitaremos mucho su espacio de crecimiento.

Podríamos hacer una interminable lista de razones físicas, neurológicas, psicológicas…. en contra de estos trastos, pero si preguntáis a cualquier profesional relacionado con la pediatría, todos coincidirán en que a sus hijos, nunca les comprarán uno de éstos.

Después de todas estas razones y sabiendo que como seres humanos ya venimos programados para caminar llegado el momento, sobra decir que un bebé sano lo único que necesita para desarrollarse es tiempo y sobretodo mucho amor.

Maco Martínez Terol – Fisioterapeuta de Emoovo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies